Feeds:
Entradas
Comentarios

Poco dura la felicidad en casa del pobre, es uno de los refranes que con frecuencia escuchaba decir a mi abuela (ya fallecida) y que hoy nos viene como anillo al dedo para referirnos a uno de los recientes “cambios” concedidos y cancelados por orden del “presidente” Raúl Castro. Las regulaciones de Aduana que permitía la entrada al país de autos, carrocerías y motores de vehículos, privilegio del que pudieron gozar unos pocos ciudadanos cubanos en apenas 3 meses que duró la medida aprobada por la Máxima Dirección de la Revolución y que NO se anunciara en ninguna de las muchísimas vías de difusión masiva de “información” existente en nuestro país.

A esto se suman las restricciones impuestas a los cubanos que viajan a Ecuador y Panamá que los limita en el equipaje. Por esta vía muchas familias podían resolver los problemas de ropa y calzado. Esto huele a bloqueo criollo…

Anuncios

Ya está casi listo San Carlos de la Cabaña para una nueva edición de la Feria del libro de La Habana, dedicada a Rusia. El Ministerio de Cultura nos convoca a otra cita con la cultura oficial y se realizarán varias mesas redondas -seguramente- para abordar este importante suceso cultural del país.
La Feria es organizada por el estado cubano, quienes guían el interés literario y lo entremezclan con fines políticos gubernamentales. Abarrotarán el evento títulos de importantes editoriales nacionales sobre líderes de la revolución y el socialismo en Cuba y
Latinoamérica: Ernesto Guevara, Fidel Castro y Hugo Chávez. Por otra parte serán comercializados libros infantiles para llenar de colores y niños las áreas de la fortaleza. ¿No hay cierto camino trillado hacia lo que los cubanos debemos leer? Esperemos entonces con escepticismo las novedades de la Feria del Libro 2010 que ya se acerca.

Desde mediados de 2007 comenzaron a introducirse en el país nuevos medios de transporte provenientes de la República Popular China. La adquisición incluía locomotoras, ómnibus y microbuses. Las más de 50 locomotoras yacen hace más de dos años esperando por un arreglo integral de las líneas férreas para ser explotadas, pronto comenzarán a oxidarse y veremos como los pocos ingresos generados por la insustentable economía promovida por el totalitarismo de la Isla se degradarán en minerales y formarán parte del suelo.
Por otra parte la puesta en marcha de nuevos ómnibus y microbuses ya es un hecho en Ciudad de la Habana; se notan los destrozos,
sedimentados en sus sistemas mecánicos, provocados por los cráteres por donde circulan. ¿Pero es el pueblo capitalino el único necesitado de trasportarse? ¿Se tiene en cuenta la situación existente en los municipios de las provincias donde las personas se trasladan a sus centros de trabajo luego de largas caminatas o de tomar un tren en mal estado, repleto de “compañeros”? Es natural que de este modo la juventud no desee trabajar, no solo el salario es decepcionante, las condiciones de trabajo son deplorables.
No es real toda la exageración creada ante las efímeras mejoras del transporte en La Mayor de Las Antillas, promovida además en sitios web como http://www.Cubasí.cu, el portal del ministerio de Transporte entre otros, reafirmando la retórica de la mesa redonda, el(los?)
periódico(s?) y el noticiero. En municipios como Mantua, prácticamente uno de los extremos de la Isla, el transporte conocido así por sus pobladores pasa una vez al día, cuando no está roto, o no hay problema con el combustible, comenta Yumilka. Una joven afortunada que logró matricular en la Universidad de La Habana la especialidad de Licenciatura en Biología y que asegura no regresar jamás a la provincia Pinar del Río. ¿Alguna razón en especial?

Foto

Ya no es noticia lo sucedido el pasado 20 de noviembre en la esquina de 23 y G. Allí fueron mancillados los derechos de un Hombre que solo pretendía defender con la espada del verbo a su esposa ultrajada. Nos referimos al periodista, expulsado de los medios oficiales, Reinaldo Escobar el esposo de la blogger Yoani Sánchez, autora de Generación Y.
Nosotros como otros amigos quisimos acompañarlo aun cuando él no nos lo pidió. Presumíamos que estando cerca lo protegeríamos. ¡Qué ingenuos fuimos!, ni los más fieles arcángeles pudieron jugar su función esa tarde arrítmica.
De pronto un tsunami nos inundó y desde ese momento no fuimos dueños de nuestro destino, era una masa chusma de aguas-almas negras la que nos conducía. Nos llevaron por G hacia 21 y nos lanzaron al arrecife del paseo central. Después de darnos varios empellones contra puños, zapatos, césped, manos levantadas y jerga revolucionariamente ofensiva nos llevaron a la acera del frente y nos ofrecieron una reja como salvavidas. Contra los balaustres y una repentina pared humanoide protectora estuvimos hasta que la providencia alistó las canoas abductoras y movió los cordeles de los(a) títeres acuosos para que se aplacaran un poquitín. La misma mano divina que mandó la ola nos ofrece salvadoramente la canoa motorizada. (si alguien entiende le pido: explíquese por favor!)
Eso es lo que mi cerebro irreverente recuerda de los más impactantes y desgarradores minutos vividos en esta joven estancia terrenal. Fue un viaje en la máquina del tiempo, una parada en el escenario, tantas veces contado por mi madre, de los mítines repudiables de género musical huevero plaf plaf, interpretados para los cubanos que emigraron en el 80. Fue la confirmación de la escasa educación cívica y cultura del debate de pueblo. Fue el evidente agotamiento de los argumentos para “batallar” dignamente en el terreno de las “ideas”. Fue el reconocimiento de la protección de la virtualidad y es mi cobarde elección antes del heroísmo de moverse entre porrazos y viajes oscuros con dudoso regreso. Fue una extirpación de ingenuidades. Fue un bautizo que limpió el pecado de querer ser libre, ahora peco sin pecar. Fue mi primer acercamiento a un monstruo gigantesco. Fue bueno estar ahí y presenciar la conga de los que disonantemente disfrutaron el espectáculo.

En contraposición al discurso oficial sobre uno de los peliagudos temas para los cubanos, el acceso libre a internet, Yoani Sánchez expuso lo que realmente piensa la mayoría. El suceso ocurrió en el corazón mismo de vedado, en el centro Fresa y Chocolate, dependencia del ICAIC. La joven en cuestión es la autora del blog Generación Y, uno de los más leídos en el mundo por la veracidad y calidad de sus artículos, que le han hecho merecer varios premios internacionales.
El debate lo había convocado la revista Temas en su habitual espacio “último jueves” correspondiente al mes de octubre. En medio de una lluvia de justificaciones y absurdos se hizo la luz cuando la bloguera se apropió del micrófono y formuló algunas preguntas que ubicaron el índice sobre la escara. Le cuestionó a la presidencia, entre otras cosas, por qué no se permite el libre acceso a los sitios que reflejan la cruda realidad del cubano por ejemplo Voces Cubanas, espacio donde cualquiera puede tener un blog y escribir sin censura lo que siente y cree.
En la puerta del local habían varios secuaces del régimen con la triste misión de evitar la entrada de cualquier ciudadano sin bozal, capaz de decir sin tapujos lo que piensa. Varios bloguer no clasificaron entre la lista de corderitos, entre los que se encontraban Reinaldo Escobar (periodista, bloguer y esposo de Yoani) y Claudia Cadelo (autora del blog octavo cerco).
La tarde se despabiló cuando se descubrió la identidad de la rubia de espejuelos que había clasificado entre las personas que podían participar del debate. Era ni más ni menos que la mismísima Yoani que había burlado la censura ocultando su largo pelo negro bajo una peluca rubia y su mirada penetrante con unos espejuelos intelectualoides.

img 0006

Libertad para el pueblo de Cuba que ha vivido más de 50 años de opresión! Indignados estamos por los presos de conciencia que están en presión! Bajo el manto de la virgen del Cobre rogamos por todo un pueblo que sufre! El régimen decadente debe cederle paso a los jóvenes!
Repudiamos las mentiras del oficialismo corrupto y demagogo! Tendremos la dicha de ver a Cuba liberada!
Amamos la patria que soñaron nuestros verdaderos próceres!
Demandamos que se respeten los mínimos derechos humanos a los cubanos!